¿Rechinan tus dientes? Te contamos por qué se produce y cómo evitarlo

¿Rechinan tus dientes? Te contamos por qué se produce y cómo evitarlo

rechinar dientes

A pesar de que las estadísticas varían de acuerdo con la región, se cree que el 70? la población padece de rechinar de dientes. De no tratarse, puede degenerar en problemas aún mayores pero para fortuna de muchos su diagnóstico y tratamiento generalmente no es invasivo

Aquí conocerás todo sobre esto y te daremos algunas recomendaciones para evitar sus efectos adversos.

¿Por qué rechinan los dientes?

El rechinar de dientes, clínicamente conocido como bruxismo, es un trastorno que se puede presentar tanto en la vigilia como en el sueño. Se categoriza en leve y agudo y puede ser producto de una o varias causas como:

  • Estrés, ansiedad o depresión.
  • Consumo de ciertos fármacos.
  • Trastornos del sueño.
  • Trastornos nocturnos.
  • Antecedentes de bruxismo en la familia.
  • Algunos trastornos mentales (demencia, párkinson y demás).

La mayoría de los casos se producen por el estrés, así como durante el sueño. Una buena parte de los pacientes no saben que lo padecen, hasta que un familiar o un compañero lo detecta durante las horas nocturnas.

Si no se trata a tiempo, sobre todo cuando está en sus etapas más agudas, puede devenir en problemas como: desgaste del esmalte dental, fractura de las piezas óseas, inflamación en las encías y pérdidas de los dientes.

Debido a que la acción se lleva a cabo de forma involuntaria, el paciente puede sospechar que padece de bruxismo si: 

  • Presenta dolor en la mandíbula, cuello y rostro. 
  • Desgaste en una o varias piezas dentales sin razón aparente, dolor de cabeza, cortes pequeños en la parte interna de la mejilla (debido al roce constante de los dientes) y sensibilidad al momento de comer.

Tratamientos contra el bruxismo

Para implementar un tratamiento contra el bruxismo, primero es necesario realizar un correcto diagnóstico. Las acciones a seguir divergen según el caso, aunque el especialista puede considerar lo siguiente:

  • Uso de fármacos: como relajantes musculares o incluso ansiolíticos. Todo dependerá del nivel de estrés del paciente, normalmente destinado para casos agudos o crónicos.
  • Protectores dentales: se trata de una pequeña férula que se acoplan tanto a los dientes inferiores como superiores. Los hay de diversos materiales, todos ellos diseñados con la finalidad de evitar el roce involuntario. Se usan por lo general al dormir.
  • Cambio en el estilo de vida: como mejorar los hábitos nocturnos, hacer más deporte, disminuir el tabaco y el alcohol, aliviar la tensión diaria y demás.

También se puede acordar una revisión de los hábitos de mordida, ya que una postura incorrecta al comer puede degenerar en este trastorno. Todo lo determinará un especialista previa revisión médica.

Para cualquier consulta puedes ponerte en contacto con nosotros directamente. Somos tu dentista de confianza en Oviedo.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anteriores…

985 96 61 68