La clorhexidina y su función vital para los dentistas

La clorhexidina y su función vital para los dentistas

Clorhexidina

Para nadie es un secreto que los enjuagues bucales son una poderosa arma a la hora de hablar del cuidado de los dientes. En el mercado existen diferentes opciones disponibles, ya sea anticaries, para tratar cuadros de gingivitis y periodontitis, cicatrizantes, para dientes sensible, halitosis y hasta para la boca seca.

Sin embargo, en el caso de la clorhexidina, podría decirse que está indicado para tratar casi cualquier tipo de patología dental, ofreciendo resultados positivos e incluso, muy pocos casos de efectos secundarios o reacciones desfavorables. De ahí que se considere vital para la mayoría de dentistas.

La versatilidad de la clorhexidina

Se trata de una solución de tipo acuosa que interviene en la reducción de la placa bacteriana, por lo que está indicada principalmente para el tratamiento de diferentes infecciones como periodontitis o gingivitis o en cuadros de extracciones y hasta implantes.

Es importante destacar que aún y cuando la clorhexidina sea tan recomendada, bajo ninguna circunstancia ser utilizada sin prescripción médica.

El trabajo de este antiséptico es inhibir la formación y proliferación de bacterias y microorganismos en la boca, actuando directamente sobre los tejidos vivos y permitiendo la cicatrización de las heridas que puedan existir.

Tratamientos con clorhexidina

El tratamiento con clorhexidina suele indicarse como máximo tres semanas consecutivas, es decir 21 días. De acuerdo al cuadro particular de cada paciente, tiene dos aplicaciones principales:

  • Antiplaca: La placa dental es uno de los problemas más comunes dentro de la rama odontológica, afectando a gran parte de la población. Sin embargo, cuando no se atiende, puede desencadenar en patologías mayores. Para estos casos el dentista crea una especie de depósito de este antiséptico sobre toda la superficie dental que disuelve de manera lenta y va atacando el problema.
  • Antibacterial: La clorhexidina detiene el crecimiento de microorganismos y bacterias, por eso en cuadros de gingivitis y periodontitis se recomienda como enjuague bucal después de cada cepillado dos veces al día, haciendo especial hincapié en el de antes de dormir.

Forma de uso

Como enjuague bucal debe emplearse después del cepillado y del uso del hilo. El procedimiento es el siguiente:

  1. Tomar una cantidad de clorhexidina. Normalmente la tapa del frasco suele servir de medidor.
  2. No debe mezclase con agua. Se debe llevar directamente a la boca.
  3. Retener dentro de la boca durante unos 30 segundos, puede moverse de modo que llegue a todo el interior de la cavidad bucal.
  4. Escupir y listo.

Después de esto es recomendable no comer ni beber nada al menos durante 10 minutos.

Factores a tener en cuenta

Cuando se utiliza más del tiempo recomendado (entre 15 y 21 días) puede llegar a presentar manchas tanto en los dientes como en la lengua. Incluso se ha determinado que en algunos casos afecta el sentido del gusto

La clorhexidina nunca debe ser utilizada por iniciativa propia, siempre debe ser indicada por un especialista, ya que, así como mata las bacterias y agentes infecciosos, también puede ocasionar otros daños en la boca y la flora bacteriana.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anteriores…

¿Te ayudamos?
985 96 61 68